Síguenos en redes

Hola, ¿qué estás buscando?

Vanitas

Política

UN GRAN DEMÓCRATA, UN GRAN REY

Abdicacion de Don Juan III en favor del Rey Juan Carlos

UN GRAN DEMÓCRATA, UN GRAN REY – Vivimos tiempos de desasosiego e incertidumbre. El mundo de los valores parece difuminarse y recordamos con nostalgia, cariño y gratitud algunos tiempos pasados que nos llenan de orgullo.

Tiempos, aquéllos, totalmente esperanzadores en los que la transición española enfocada hacia una plena democratización nos hicieron vivir la época más ilusionante de nuestras vidas.

Justo es reconocer a la clase política de entonces su enorme voluntad de aunar esfuerzos en tan colosal proyecto, supeditando las aspiraciones personales a la consecución del objetivo común, aunque es evidente que el protagonista principal para facilitar su desarrollo fue el conjunto de la ciudadanía española que, de su mano,  supo ir adaptándose a la nueva situación con un espíritu de unidad en la diversidad que llevó a encauzar magníficamente aquellos anhelos de libertad.

No podemos dejar de recordar a uno de los grandes artífices del proyecto y su desarrollo constitucional, nuestro tristemente desaparecido Adolfo Suárez, y a todos sus fieles colaboradores.

Y, también de justicia, una especialísima mención a don Juan de Borbón y Battenberg que, con su espíritu patriótico y renuncia a sus derechos históricos, favoreció la normalización de la sucesión dinástica y, por ende, la normalización de la transición:

«¡Majestad, por España, todo por España! ¡Viva España, Viva el Rey!»

Pero, sobre todo, justo es mostrar nuestro reconocimiento y gratitud a nuestro  Rey Don Juan Carlos quien, con su inmensa habilidad, simpatía y proximidad fuera de cualquier protocolo y un notable sexto sentido natural, supo coordinar todas aquellas esperanzas e ilusiones para lograr conciliar y armonizar posturas e ideas muy dispares, algunas básicamente antagónicas. Su renuncia a los poderes otorgados por el Régimen anterior, fue clave para entender la transición y nuestra forma de vida actual, formalizándose la Constitución de 1978 que suprime toda participación política y ejecutiva de la Corona y convierte a España en una monarquía parlamentaria en la que  el Rey reina pero no gobierna.

En nuestra memoria está de forma indeleble la consolidación de nuestra democracia con la firme intervenciónde don Juan Carlos y su mensaje de desautorización al intento de golpe de Estado de 1981:

“La Corona, símbolo de la permanencia y unidad de la patria, no puede tolerar en forma alguna acciones o actitudes de personas que pretendan interrumpir por la fuerza el proceso democrático”.

El prestigio dimanante de esta repulsa supuso el reconocimiento de los foros y medios de comunicación más relevantes de todo el orbe internacional afianzando, de esta manera, tanto su imagen de Jefe de Estado de un país democrático, como la de la Corona, institución garante de un desarrollo y futuro estables. 

El conjunto de los españoles asistimos con orgullo a este reconocimiento mundial de un trabajo bien planificado y magistralmente realizado con intuición y sabiduría, demostrando una amplia visión de futuro y logrando cerrar viejas heridas.

De esta inolvidable etapa de la transición y de otra gran parte de nuestra vida, podemos recordar a nuestro Rey Don Juan Carlos representándonos con una absoluta entrega, actitud de servicio y amor a España, haciendo de Embajador de nuestra imagen con desbordante entusiasmo y rotundo éxito para dar a conocer a una renacida España, con un nuevo espíritu perfectamente integrable en los organismos internacionales más relevantes.

Merecen ser elogiados ampliamente, su permanente apoyo a la unidad europea y su constante preocupación e interés en fomentar y estrechar lazos duraderos de amistad y colaboración con otras naciones, siendo también de resaltar que, en sus primeros años de reinado, España se incorporó al Mercado Común y a la OTAN lo que supuso, entre otros innumerables reconocimientos, que don Juan Carlos recibiera el premio Carlomagno por los méritos demostrados al servicio de la reconciliación y la cooperación internacional en Europa”.

El-Rey-Juan-Carlos-El-Conde-de-Barcelona-y-el-Principe-de-Asturias

Tras su abdicación en 2014, dio paso a un gran relevo generacional en la persona de su hijo don Felipe VI, cerrándose un magnífico y provechoso período de la monarquía constitucional. Sin embargo, don Juan Carlos mantuvo diversas funciones protocolares, hasta culminar en el año 2019 con su renuncia a toda actividad pública e institucional. Un más que merecido descanso refrendado con la gratitud del pueblo español que reconoce una gran época de paz, estabilidad y progreso de España.

Como reflexión, podríamos comentar que la educación y correcta formación de las nuevas generaciones no se entendería ni quedaría completa sin un amplio análisis y una perfecta exposición de este espíritu de la transición que, con las renuncias de todos, desembocó en el proyecto común de democratizar España, culminándose con la aprobación de la Constitución de 1978, abrumadoramente apoyada por referéndum.

Y, por último, permítanme expresar con el máximo respeto, mi gratitud y afecto a nuestra maravillosa Reina doña Sofía que con su abnegación, discreción y entrega a España ha colaborado en primera línea para lograr este maravilloso resultado, lo que se traduce siempre en el reconocimiento, cariño y admiración de todos los españoles.

Reina de España

Daniel Olaran Múgica

18 Comentarios

18 Comments

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Puede que también te guste

Realeza

Hablemos de memoria histórica y el Rey Juan Carlos I – Recuerdo perfectamente el día 20 de noviembre de 1975, el día en que...

Belleza

«TODA LA VERDAD SOBRE LA GIMNASIA FACIAL« Fruncimos el ceño – y se nos hace un pliegue entre las cejas. Nos sorprendemos demasiado –...

Sociedad

Studio 54: el ultimo templo del hedonismo – Llegue a Nueva York por primera vez en mi vida a finales de septiembre de 1978...

Política

Estimado Sr. Presidente del Gobierno, Debo comenzar esta carta reconociendo que es Ud. un hábil superviviente. El haber ganado la Secretaría General de su...