Síguenos en redes

Hola, ¿qué estás buscando?

Vanitas

Política

¿PUEDE LA MONARQUÍA SALVAR A LIBIA?

La bandera del I Reino de Libia fue recuperada por los libios como símbolo de la revolución contra Gadafi.

La realidad es que para los países que tenían una tradición monárquica o los países con poblaciones divididas por líneas tribales, la Corona es la única solución viable para evitar la guerra salvaje de la población tribal.

Afganistán, Ruanda, Etiopía, Irak se habrían beneficiado de esta solución al igual que España bajo el extraordinario reinado del rey Juan Carlos o Camboya con la restauración del rey Norodom Sihanuk. Bulgaria, Serbia y Rumanía también se beneficiaron del regreso de sus soberanos tras un largo exilio. Aunque las monarquías de estos países no han sido restauradas, las familias reales desempeñan un papel activo.

Libia es otro país que sufre una sangrienta guerra civil desde la caída del régimen del general Gadafi en 2011. Los actuales conflictos violentos  y las feroces rivalidades han paralizado el país. Ahora hay optimismo entre las comunidades diplomática y empresarial sobre el futuro de Libia desde la formación del GNU.

Este optimismo se basa en las conversaciones auspiciadas por la ONU para romper el estancamiento político de los últimos siete años y en el actual alto el fuego de octubre de 2020 entre el autodenominado Ejército Nacional Libio (LNA), con base en el este, y los grupos armados alineados con el antiguo GNA en el noroeste de Libia. Por último, se ha fijado la fecha de las elecciones presidenciales y parlamentarias para el 24 de diciembre.

SM EL Rey Idris I de Libia tras la independencia del país.

Esta es probablemente la última oportunidad para la paz y la prosperidad en el país, ya que si no tiene éxito, Libia puede dirigirse a otra guerra civil, que esta vez terminaría con la fragmentación final del país, abriendo las puertas a una avalancha de terroristas en Libia y de inmigrantes ilegales en Europa. En otras palabras, el potencial de otro Afganistán es muy real.

La culpa de la situación de Libia recae principalmente en el fracaso de Estados Unidos, junto con sus aliados, a la hora de comprender la historia, las creencias y la idiosincrasia actual de Libia. Pero ahora se renueva la esperanza de una solución.

Este optimismo ha llevado a muchos países europeos y vecinos a reabrir sus embajadas en Trípoli o a prometer su reapertura en breve, y a las empresas a considerar la posibilidad de volver a entrar en el país o ampliar su presencia en él, pero la gran cuestión es cómo unir a los libios, en toda su diversidad, bajo una bandera común para que el país pueda empezar a avanzar hacia una sociedad estable bajo el imperio de la ley.

La única solución viable hasta ahora parece ser una propuesta de monarquía constitucional presentada por el ex ministro de Asuntos Exteriores Mohamed Abdel Aziz. La idea de establecer una monarquía con la dinastía Al-Senussi, dijo, sería un «paraguas político», que serviría como «símbolo de unidad para la nación».

SM EL Rey Idris I antes del golpe de estado de Gadafi

Hace casi tres cuartos de siglo, tras la derrota de las fuerzas del Eje en Libia durante la Segunda Guerra Mundial, la comunidad internacional estaba dividida sobre cómo tratar a Libia. Curiosamente, los mismos grandes actores internacionales actualmente presentes en la escena ya estaban allí en la década de 1940.

Estados Unidos, la Unión Soviética, el Reino Unido, Francia e Italia competían por una cierta presencia en el país. Turquía, que ahora está muy involucrada en Libia, no era una influencia, pero sólo después de varios siglos de dominación otomana de Libia, que terminó con la entrega del país a Italia en 1912.

SM EL Rey Idris I de Libia era un académico
islamista reconocido y contaba con un gran prestigio internacional

Entonces, como hoy, la estabilidad de cualquiera de los tres territorios libios dependía de su unidad. A pesar de las vastas extensiones de desierto que los separan, los tres territorios están más cerca unos de otros que de cualquier región vecina. Tienen demasiados vínculos demográficos y culturales como para ser tratados como entidades separadas, y en aquellos días la solución se encontró con el emir Idris Al-Senussi.

Como emir de Cirenaica, y habiendo conseguido la lealtad del pueblo de Tripolitania en 1920, Idris era la única figura nacional que gozaba tanto del consenso nacional como de la confianza internacional. Si no hubiera sido por el rey Idris, que fue el hombre adecuado en el momento adecuado, y por la convergencia entre los intereses nacionales e internacionales, la Libia moderna nunca habría nacido como nación.

Los padres fundadores de Libia fueron sabios y antepusieron los intereses de sus semejantes a los suyos personales. Eran conscientes de que ninguna de las tres provincias podía sobrevivir separada de la otra, y los dieciocho años que siguieron fueron una época de unidad, estabilidad y prosperidad, sobre todo si se compara con la época de Gadafi tras derrocar a la monarquía.

La independencia de Libia en 1951 fue uno de esos raros ejemplos de confluencia auspiciosa de preocupaciones e intereses nacionales e internacionales. Las necesidades de independencia, apoyo económico, estabilidad y unidad de un país pobre y ocupado se conciliaron con los intereses de las potencias internacionales.

El hecho de que la bandera que unió a los libios en su revolución contra Gadafi fuera la del I Reino de Libia. Esto es muy significativo y debería ser tomado en cuenta por todas las partes interesadas. Las próximas elecciones presidenciales se beneficiarían de una candidatura de un miembro de la Familia Real, de un Al-Senussi. Un miembro destacado de la familia que es un político experimentado y respetado en todo el mundo es el príncipe Idris Al-Senussi, primo del príncipe Mohammed Al-Senussi, considerado el príncipe heredero de Libia.

SAR EL Príncipe Idris Al-Senussi seria un gran candidato
presidencial por ser un hombre con gran experiencia política

Los libios están hartos de la larga guerra civil de la época posterior a Gadafi y de la intromisión de potencias extranjeras en los asuntos internos del país.  Un candidato de AL Senussi puede convertirse en una fuerza unificadora por encima de la lucha política y conducir a la nación libia hacia la paz y la prosperidad y convertir a Libia en un modelo de tolerancia, así como en una síntesis de lo mejor del pensamiento político islámico y moderno.

En tiempos del reinado de Idris, la Constitución de 1951 se redactó bajo los auspicios de la ONU y se consideró que incluía importantes mecanismos para la protección de los derechos humanos. La Carta Magna estableció un aparato institucional que promovía la transparencia y las salvaguardias contra la acumulación antidemocrática de poder.

Preveía mecanismos para garantizar la responsabilidad en el ejercicio de las funciones públicas y la igualdad de todos los ciudadanos libios ante la ley. En el momento en que se elaboró, se recibió como un modelo positivo y progresista de buen gobierno y equilibrio de poderes para la región.

Desde el golpe de Estado de Gadafi, Libia está fragmentada y dividida en el tejido social. Un candidato Al-Senussi, como figura apolítica, exenta de lealtades partidistas, puede desempeñar un papel crucial en la difusión de ideas de paz, inclusión, confianza y compromiso y convertirse en árbitro, garantizar la protección de las minorías, atraer inversiones internacionales, impulsar el crecimiento, aumentar el nivel de vida y formar un gobierno de reconciliación nacional.

Si esto se consigue, serán los libios, una vez que vivan en paz, los que decidan si quieren crear el II Reino de Libia sin ninguna injerencia extranjera. No hay que olvidar que, tras fracasar en el establecimiento de una democracia al estilo occidental en Irak, es justo sugerir que Estados Unidos podría habérselo pensado dos veces antes de aplicar una receta similar en otros lugares de Oriente Medio. Irak no estaría en el estado de caos en el que se encuentra si se hubiera restaurado la monarquía hachemita.

Muchos jóvenes libios creen que la monarquía
es la única salida a la guerra fratricida que amenaza
con la desaparición de Libia como nación.

En el siglo XXI, la institución monárquica, más que nunca, puede ser la única solución eficaz para resolver los conflictos armados derivados de las vicisitudes de la política, dado que la Corona está por encima de estas vicisitudes y actúa como nexo de unión entre todas las diferentes corrientes políticas.

Desde el punto de vista político, sería difícil que Estados Unidos apoyara un sistema político no basado en el concepto idealizado de democracia de Washington, pero es difícil negar que la idea tiene mérito. Tal vez haya llegado el momento de que Estados Unidos reconozca la realidad y dé una oportunidad a la monarquía constitucional. 

Libia se encuentra en su última encrucijada. Que las elecciones sean la solución y el preámbulo de la paz y la prosperidad para este país desgarrado por la guerra.

Por Carlos Mundy

Haga clic para comentar

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Puede que también te guste

Realeza

Hablemos de memoria histórica y el Rey Juan Carlos I – Recuerdo perfectamente el día 20 de noviembre de 1975, el día en que...

Belleza

«TODA LA VERDAD SOBRE LA GIMNASIA FACIAL« Fruncimos el ceño – y se nos hace un pliegue entre las cejas. Nos sorprendemos demasiado –...

Sociedad

Studio 54: el ultimo templo del hedonismo – Llegue a Nueva York por primera vez en mi vida a finales de septiembre de 1978...

Política

Estimado Sr. Presidente del Gobierno, Debo comenzar esta carta reconociendo que es Ud. un hábil superviviente. El haber ganado la Secretaría General de su...