Síguenos en redes

Hola, ¿qué estás buscando?

Vanitas

Sociedad

La historia de dos personas muy locas

Nunca se puede “hacer” la India. La India es totalmente inabarcable. La gente dice “oh, sí, he hecho la India”… pero no es así. En la mayoría de los casos sólo han mordido la guinda del pastel.

La India, ese país vasto, inquieto, multicolor, tribal, caótico y con sus múltiples religiones y sectas, que gritan, rezan, cantan y vociferan por todas partes, le permitirá viajar toda la vida.

Me encanta cada segundo que paso en el país, desde la vida en la calle, con sus vacas, burros y perros vagabundos, por no hablar de algún elefante. Hasta las concurridas carreteras repletas de un tráfico aparentemente descontrolado… que nunca parece chocar… hasta recorrer las emblemáticas ciudades de Bombay, Delhi y Kalkata o Calcuta, como muchos preferirán. O bien recorrer la campiña de Rajastán y visitar los numerosos palacios reales recuperados, muchos de ellos aún en ruinas, pero ahora convertidos en fabulosos hoteles que ofrecen lo último en vida y servicio de cinco estrellas, reconocidos en todo el mundo.

Los lagos, las montañas, los paisajes, la vida salvaje, los bazares, el regateo, los tejidos, los artesanos y los precios… y el envío a casa es muy fácil. Los indios son muy dados a vender. Y no olvidemos a la gente. La mayoría habla inglés. Si tienes la oportunidad, una multitud de sonrientes lugareños te rodeará si te detienes para preguntar por una dirección… y nunca

saben a dónde quieres ir, pero te enviarán en cualquier dirección con una gran sonrisa. Un inglés tonto bajo el sol del mediodía.

En mi última visita al país, tenía una búsqueda particular. Había leído sobre dos “locos”, pensé, que en lugar de comprar una casa de campo en el Reino Unido o en la Europa continental para retirarse cada fin de semana o durante los meses de verano, ellos, en su sabiduría, decidieron hace unos 10 años comprar un campo remoto no muy lejos de la gloriosa Ciudad de los Lagos, Udiapur, en Rajastán, al oeste de la India, y construirse una casa india.

Así que, con la silueta de la cordillera de Aravalli como telón de fondo, construyeron el glorioso Fuerte de Bujera en estilo tradicional con constructores, materiales y arquitectos locales, con amplias habitaciones y con un bienvenido toque de casa de campo europea. Parece que haya estado allí durante siglos. Para ver su casa visite www.bujerafort.com

Y por si fuera poco, han decidido abrir el Fuerte a los huéspedes de pago. Mi reciente visita fue perfecta en todos los aspectos; desde la comodidad de las camas, las amplias habitaciones, los hermosos jardines, la tranquilidad, el personal y la comida. Es como alojarse en la casa privada de alguien, pero con el anfitrión manteniéndose a una distancia discreta y dejando mucho espacio para que el huésped se relaje y desconecte.

Richard Hanlon y su mejor amiga Trish MacFarlane son la pareja “loca” en cuestión. Son ellos quienes han creado este lugar mágico. Y esa es la palabra que aparece una y otra vez al hojear el extenso libro de visitas …. “mágico” …. entre otras muchas palabras de agradecimiento.

Richard Hanlon y Patricia McFarlene

Richard resta importancia a lo que debió de ser una experiencia verdaderamente traumática: construir desde cero, en un campo árido de la India, un edificio de lujo de cinco estrellas. Se nota que es una experiencia que agradece haber vivido, pero que no le gustaría repetir. Todos hemos tratado con constructores.

Ahora, los sombreados claustros encierran un patio con frescos céspedes verdes plantados con frangipani, naranjos, limoneros y mangos de dulce aroma. La piscina está en el centro del patio y un par de torres de “cebollas” adornan el horizonte de la fortaleza en la primera planta y debajo están las dos graciosas suites principales. Hay una amplia terraza que rodea los cuatro lados del fuerte y que ofrece amplias vistas de las montañas circundantes y del campo en dirección a Udiapur. Todas las habitaciones salen del patio central en la planta baja y en la primera planta.

Trish está en “diamantes”, sigue trabajando en Londres, pero hace visitas frecuentes, por lo que Richard dirige el día a día ayudado por la siempre eficiente Shakti, la silenciosa gerente en el fondo con su entusiasta equipo de lugareños.

Richard, que ya tiene 60 años, se formó en Sotheby’s en Londres, trabajó como agente inmobiliario y luego como decorador de interiores, y es este aspecto de su carrera el que muestra a los huéspedes. El Fuerte de Bujera es un sueño para cualquier persona interesada en el diseño de interiores, desde el uso de telas hasta los muebles pintados, los azulejos y esos pequeños toques artesanales en todas partes.

Si no está demasiado ocupado, Richard le llevará a explorar la zona local hasta los templos abandonados y los miradores secretos. También es una mina de oro en cuanto a sugerencias de compras en Udiapur. A nosotros nos recomendó Aashka, una tienda que pertenece a la princesa Bhargavi, hija del Maharana, y el magnífico Ganesh Handicraft Emporium, donde las habitaciones de un haveli del siglo XVII están repletas de bordados, miniaturas, tallas y abalorios, antiguos y nuevos.

La pareja conoce a todos los habitantes de la zona y va de las copas y las cenas con los reyes y maharajás locales al hombre de la calle que suministra las verduras al hotel. Se abastecen de todo o casi todo a nivel local, desde los alimentos de los propios jardines del fuerte hasta las telas y el mobiliario, y cuando es posible, todo lo que cultivan se convierte en mermeladas, encurtidos y pan, y apoyan a la población local y al pueblo en la medida de lo posible.

Richard y Trish se inspiraron en el Fuerte de Bujera y en una vida en la India después de leer el libro de Deborah Moggach, These foolish things, que a su vez inspiró El mejor hotel exótico de Marigold. Es una historia de ficción hermosa y encantadora, pero esta pareja ha creado la realidad y esa realidad es divina.

Por: Jim Dunn

Haga clic para comentar

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Puede que también te guste

Realeza

Hablemos de memoria histórica y el Rey Juan Carlos I – Recuerdo perfectamente el día 20 de noviembre de 1975, el día en que...

Política

Estimado Sr. Presidente del Gobierno, Debo comenzar esta carta reconociendo que es Ud. un hábil superviviente. El haber ganado la Secretaría General de su...

Belleza

“TODA LA VERDAD SOBRE LA GIMNASIA FACIAL“ Fruncimos el ceño – y se nos hace un pliegue entre las cejas. Nos sorprendemos demasiado –...

Sociedad

Studio 54: el ultimo templo del hedonismo – Llegue a Nueva York por primera vez en mi vida a finales de septiembre de 1978...