Síguenos en redes

Hola, ¿qué estás buscando?

Vanitas

Cultura

La Fundación Dalí inaugura una exposición dedicada a Gala en el Museo Fabergé de San Petersburgo

La Fundación Dalí inaugura una exposición dedicada a Gala en el Museo Fabergé de San Petersburgo

Es la primera  exposición  internacional  después  de las restricciones provocadas por la pandemia

La Fundación Gala-Salvador Dalí y la fundación cultural rusa The Link of Times han presentado este mediodía el resultado de una nueva colaboración. Después de que cerraran un proyecto expositivo conjunto en el Manège de Moscú en marzo de 2020, el público ruso tendrá una nueva oportunidad de contemplar obra daliniana. Concretamente en el Museo Fabergé de San Petersburgo podrá disfrutar, desde el 13 de octubre hasta enero de 2022, una exquisita selección de obra de Salvador Dalí donde su esposa y musa Gala es la protagonista. La muestra lleva por título Leda Atomica and other Representations of Gala in Works by Salvador Dalí y cuenta con el apoyo de la Embajada Española en Rusia y del departamento de Cultura de la ciudad soviética.

Al evento inaugural de esta noche participarán el presidente de la Fundación Dalí, Jordi Mercader, y el Cónsul General de España en San Petersburgo, Félix Valdés Valentín-Gamazo. Así mismo asistirán la directora de los Museos Dalí y comisaria de la muestra, Montse Aguer, el gerente de la Fundación Dalí, Joan Manuel Sevillano, y el Consejero de Asuntos Culturales de la Embajada española, Jorge Soler.

A través de una selección de 30 pinturas, 9 dibujos, 32 piezas de obra gráfica y 6 objetos personales de Gala, la exposición tiene como objetivo presentar a Gala como figura clave del movimiento surrealista, a menudo tras la sombra de artistas de la talla de Paul Eluard, Max Ernst o Salvador Dalí. Se muestran 77 piezas que representan la impronta que dejó Gala en la literatura de su primer marido, Paul Eluard, y en la obra tanto pictórica como escrita de su segundo esposo, Salvador Dalí. Un rol que va más allá de compañera y musa. Se la ha definido como la artista sin obra por la influencia intelectual que ha ejercido sobre sus coetáneos. La mayoría de las obras expuestas en el Museo Fabergé a partir de mañana proceden de la colección particular de Salvador Dalí ̶ tal era el valor que les otorgó en vida ̶ , y que actualmente forman parte la permanente que puede ser visitada en el Teatro-Museo Dalí de Figueres. Dalí admira a Gala y crea, a lo largo de su carrera, una amplia mitología que la encumbra como su talismán.

Los múltiples disfraces de Gala como Leda y Helena, como Gradiva y Galarina (en la imagen izquierda) nos remiten a los famosos relatos de la Antigüedad clásica europea y reflejan, al mismo tiempo, la metamorfosis personal y artística de Dalí.

Leda Atómica y Galarina son dos de los retratos de Gala más relevantes en el corpus daliniano, prestados al Museo Fabergé para esta ocasión. Leda Atómica es un claro ejemplo del interés de Dalí por la ciencia, concretamente por la física nuclear, como lo demuestran estas palabras: “la explosión atómica del 6 de agosto de 1945 me había estremecido sísmicamente. Desde aquel momento, el átomo fue mi tema de reflexión preferido”. Otra cuestión que le ocupa es la tercera dimensión. Dalí afirma que “todos los artistas se han interesado por la realidad tridimensional desde los tiempos de Velázquez”.

© Salvador Dalí, Fundació Gala-Salvador Dalí/UPRAVIS, Moscú, 2021

La obra central de la exposición – Leda Atómica – (imagen superior) fue creada por Dalí entre 1947 y 1949. Se ha considerado una de las pinturas más importantes de su trayectoria, quizás la más relevante. Representa a Gala como la reina espartana, Leda, quien, de acuerdo con el mito fue seducida por Zeus disfrazado de cisne.

Bebe de los postulados de Dalí en su etapa “místico-nuclear” donde todos los elementos están suspendidos en el aire. Nada toca nada, ni se mezcla con nada. Leda Atómica supone un hito para Dalí puesto que marca el punto en el cual toma consciencia de que ha alcanzado su propio camino y puede, a partir de ahí, enseñar a los jóvenes aprendices de pintor.

Presenta este retrato de Gala públicamente como su primera obra maestra, una pintura ideal basada en la proporción áurea o Divina Proporción de la Geometría antigua. Galarina es también una obra maestra que sale del Teatro-Museo Dalí por primera vez desde la muerte de Salvador Dalí. Representa una mirada retrospectiva a Rafael, uno de los maestros de la pintura más presentes en la evolución de Dalí. En esta obra, es claramente Rafael quien le muestra a Dalí el camino hacia el Clasicismo.

Dotado de una curiosidad sin límites, Dalí busca su inspiración en los últimos avances científicos. Desde mediados de los años sesenta, se informa acerca de la imagen virtual y la profundidad, efectos que la estereoscopía le permite desarrollar ampliamente. La técnica consiste en mostrar dos imágenes planas de un mismo objeto, tomadas desde ángulos distintos. Gracias a la combinación de ambas imágenes en el cerebro, se genera en el espectador la ilusión de tridimensionalidad.

Gala siempre ha sido considerada como la musa de Dalí, una mujer misteriosa e inspiradora, un cliché que demuestra lo poco que sabemos de ella. Amada por unos, aborrecida por otros, su presencia nunca dejó indiferente. Fue una persona con mucha intuición, que supo identificar el talento y estimular la creatividad de genios como Paul Éluard, Max Ernst, René Char, René Crevel o Salvador Dalí. Paul Éluard describía su mirada como “ojos que atraviesan muros” y Salvador Dalí se refería a su intuición como propia de una “médium”. La denominaba “Ángel del Equilibrio, precursor de mi Clasicismo”.

En palabras de Gala: “se me considera una fortaleza, bien defendida y perfectamente organizada cuando, en el mejor de los casos, solo soy una torre tambaleante que intenta cubrirse humilmente de espesa hiedra para ocultar sus deteriorados muros y encontrar la soledad.

Gala está presente en los tres espacios que conforman el Triángulo Daliniano: el Teatro- Museo Dalí de Figueres ̶ la última gran obra del artista que constituye su antología por excelencia; la Casa Salvador Dalí de Portlligat ̶ el taller más estable de la pareja que construyeron junto al mar Mediterráneo ̶ , y el Castillo Gala Dalí de Púbol ̶ el regalo del pintor a su esposa como prueba de amor al cual ella se refugiaba a menudo ̶ .

En el diseño de los tres recintos también participa Gala. Los rosales de Púbol remiten a sus veranos en Crimea. La esmerada decoración, las pinturas de Dalí dentro de sus muros, los elefantes de patas largas en los jardines, todo está ideado por Dalí para complacer a su esposa. Al dicho regalo de Dalí, responde Gala: “gracias una vez más. Acepto el Castillo de Púbol pero con una sola condición: que solo vendrás a visitarme por invitación escrita”.

Dalí acepta las condiciones puesto que estimulan más aún una relación en la que Gala es la dama y él, su trovador. A través de la firma que estampa Dalí en sus cuadros, manifiesta su deuda con Gala: “firmando Gala Salvador Dalí no he hecho más que dar un nombre a una verdad existencial, puesto que sin mi gemelo Gala yo no existiría”.

Es ésta una colaboración heterogénea, puesto que Gala ejerce como representante del artista y también colabora con él en proyectos editoriales como La femme visible (1930) y artísticos, como el pabellón Dream of Venus para la Exposición Universal de Nueva York (1939). Junto a Dalí, descubrimos a un ser culto y creativo que, además de escribir, tomar fotografías, confeccionar objetos surrealistas y participar en la creación de cadáveres exquisitos, es capaz de subvertir el papel de modelo y musa. Gala elige cómo quiere mostrarse y, por tanto, se inventa a través de las obras de Dalí.

Retrato Gala con dos costillas de cordero en equilibrio sobre su hombro y uno de sus objetos fetiche que pueden contemplarse habitualmente en su tocador del Castillo de Púbol.

© Salvador Dalí, Fundació Gala-Salvador Dalí/UPRAVIS, Moscú, 2021

La fundación Link of Times es una organización sin ánimo de lucro que trabaja con el objetivo de retornar al pueblo ruso objetos de significación histórica y artística. El Museo Fabergé lleva a cabo proyectos expositivos de alto nivel, entre los cuales se muestran obras de artistas del siglo XX como Frida Kahlo y Diego Rivera, Amedeo Modigliani, Chaim Sutine, entre otros. En 2020, la exposición organizada junto con la Fundación Dalí titulada Salvador Dalí. Magic Art y celebrada en el Manège de Moscú recibió 500.000 visitantes, convirtiéndose en el evento cultural más popular del año en Rusia.

Haga clic para comentar

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Puede que también te guste

Realeza

Hablemos de memoria histórica y el Rey Juan Carlos I – Recuerdo perfectamente el día 20 de noviembre de 1975, el día en que...

Belleza

«TODA LA VERDAD SOBRE LA GIMNASIA FACIAL« Fruncimos el ceño – y se nos hace un pliegue entre las cejas. Nos sorprendemos demasiado –...

Sociedad

Studio 54: el ultimo templo del hedonismo – Llegue a Nueva York por primera vez en mi vida a finales de septiembre de 1978...

Política

Estimado Sr. Presidente del Gobierno, Debo comenzar esta carta reconociendo que es Ud. un hábil superviviente. El haber ganado la Secretaría General de su...