Síguenos en redes

Hola, ¿qué estás buscando?

Vanitas

Entretenimiento

Kotayba Nasser Agha: un ilustrador joven y de gran talento

Siria alberga una de las civilizaciones más antiguas del mundo, con un rico patrimonio artístico y cultural. Desde sus antiguas raíces hasta su reciente inestabilidad política y la guerra civil siria, el país tiene una historia compleja y, a veces, tumultuosa.

En 1516, el Imperio Otomano conquistó Siria y se mantuvo en el poder hasta 1918, al final de la Primera Guerra Mundial. Este periodo se consideró relativamente pacífico y estable en la historia de Siria, por lo que las artes florecieron.

Durante la Gran Guerra, diplomáticos franceses y británicos acordaron secretamente dividir el Imperio Otomano en zonas, como parte del Acuerdo Sykes-Picot de 1916.

En virtud del Acuerdo Sykes-Picot, la mayoría de las tierras árabes bajo el dominio del Imperio Otomano se dividieron en esferas de influencia británicas o francesas al concluir la Primera Guerra Mundial. Las tropas británicas y árabes capturaron Damasco y Alepo en 1918, y los franceses tomaron el control de la actual Siria y Líbano en 1920. Estos acuerdos pusieron fin a unos 400 años de dominio otomano en la región.

En 1920, se estableció un reino árabe independiente bajo el mando de SM el Rey Faisal de la familia HAsehmite, que más tarde se convirtió en el Rey de Irak.  Sin embargo, su gobierno sobre Siria terminó después de sólo unos meses, tras el enfrentamiento entre sus fuerzas árabes sirias y las fuerzas regulares francesas. Las tropas francesas ocuparon Siria ese mismo año después de que la Sociedad de Naciones pusiera a Siria bajo mandato francés.

Hacia finales del siglo XIX y principios del XX, Damasco fue testigo de importantes acontecimientos históricos, políticos y económicos, reflejados principalmente en la fundación de editoriales, revistas y periódicos, escuelas locales e internacionales, universidades y sociedades políticas y científicas nacionales. Esto ocurrió en paralelo a la evolución en los campos del pensamiento, la cultura y las artes, y se manifestó a través de la aparición de una nueva generación de artistas que contribuyó a sentar las bases de un renacimiento del arte moderno, introduciendo en la ciudad una nueva era artística de naturaleza diferente a las artes tradicionales con las que el país había estado familiarizado durante su largo dominio otomano.

Esto fue acompañado de nuevas manifestaciones sociales, como la introducción de equipos fotográficos, que se hicieron cada vez más populares después de la Primera Guerra Mundial gracias a las posteriores oleadas migratorias de armenios a Siria y Líbano. Además, en 1922, con sede en el Palacio Al-Azem de Damasco, se creó el Instituto Francés de Arqueología y Artes Islámicas. El Instituto matriculó a varios artistas franceses, algunos de los cuales trabajaron en la enseñanza y crearon muchos cuadros con temas de naturaleza, barrios antiguos de Damasco y otros temas locales.

El movimiento de arte moderno en Siria fue iniciado hacia la década de 1920 por un pequeño número de pioneros activos en Damasco y Alepo, y más tarde en las ciudades de Homs y Hama, aunque este artículo se centra en la escena artística de la capital. Este nuevo movimiento se asocia principalmente con Tawfik Tarek (1875-1940). Tras finalizar sus estudios en Francia en 1901, este ingeniero, decorador, caricaturista y pintor trabajó en su estudio de Damasco, adoptando un estilo documentalista realista. Dibujó paisajes naturales y retratos de la clase alta damascena, así como temas históricos, todo ello con gran éxito, y su estudio se convirtió en una meca de la educación artística. Además, introdujo a los intelectuales y amantes del arte de la ciudad en el concepto de adquirir un cuadro para colgarlo en la pared, conocido como peinture de chevalet. Tarek también cofundó el Club de Bellas Artes de Sarouja en 1930, que englobaba la música, la actuación y la fotografía, así como un departamento de pintura dirigido por el propio Tarek. Otros contemporáneos de Tarek que dejaron su huella en la naciente escena artística son Abdulwahab Abu Al-Saoud (1897¬-1951), que regresó de París para enseñar arte en Damasco, y se dedicó a la pintura y al teatro. Además, Michael Kurcheh (1900-1973), considerado el primer pionero del impresionismo en Siria, también regresó a este país después de graduarse en París, y creó muchos cuadros de paisajes, barrios y zonas rurales de Damasco, con especial atención a la luz.

No es de extrañar, pues, que los jóvenes sirios de hoy se nutran de este increíble legado artístico. Uno de estos talentosos artistas es el ilustrador Kotayba Nasser Agha. Nació en 1991 en Alepo, que se considera una de las ciudades más antiguas del mundo continuamente habitadas. Situada en la encrucijada de varias rutas comerciales desde el segundo milenio antes de Cristo, Alepo fue gobernada sucesivamente por los hititas, los asirios, los árabes, los mongoles, los mamelucos y los otomanos. La ciudadela del siglo XIII, la Gran Mezquita del siglo XII y varias madrasas, palacios, caravasares y hammams del siglo XVII forman parte del tejido urbano cohesionado y único de la ciudad, ahora amenazado por la superpoblación. En esta increíble y fascinante ciudad antigua creció Kotayba. También ha sido testigo de la devastación causada en Alepo por la trágica guerra civil en Siria.

Kotayba es uno de los mejores ilustradores jóvenes del país. Terminó sus estudios en Bellas Artes en Alepo (2014) y luego comenzó a trabajar en industrias creativas como la publicidad, y el diseño gráfico. En 2017 se centró seriamente en la ilustración y así comenzó una carrera como ilustrador independiente.

Aunque asistió a la universidad de arte en, es principalmente autodidacta, y desarrolló su precisión y habilidad a través del estudio cuidadoso de libros tan diversos, la historia del arte y los cómics. Se empapó de detalles cotidianos que se reflejan explícitamente en algunos de sus proyectos personales y sus ilustraciones se inspiran en gran medida en los principios humanos más marginales.

«Es un placer convertir las palabras en una tabla», dice.

Sus obras de este periodo muestran una combinación de expresionismo, expresionismo abstracto y surrealismo, así como de realismo. Ha tratado de abordar algunos temas sensibles y básicos de la sociedad oriental presentándolos de una forma surrealista que se refleja en sus dibujos

La serie Cartas del Tarot  es realmente creativa y excepcional:

Ha llegado el momento de que Kotayba se dé a conocer al mundo y de que se reconozca su talento. No me cabe duda de que este joven sirio será una referencia mundial en el mundo de los ilustradores.

Por Carlos Mundy

Haga clic para comentar

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Puede que también te guste

Realeza

Hablemos de memoria histórica y el Rey Juan Carlos I – Recuerdo perfectamente el día 20 de noviembre de 1975, el día en que...

Belleza

«TODA LA VERDAD SOBRE LA GIMNASIA FACIAL« Fruncimos el ceño – y se nos hace un pliegue entre las cejas. Nos sorprendemos demasiado –...

Sociedad

Studio 54: el ultimo templo del hedonismo – Llegue a Nueva York por primera vez en mi vida a finales de septiembre de 1978...

Política

Estimado Sr. Presidente del Gobierno, Debo comenzar esta carta reconociendo que es Ud. un hábil superviviente. El haber ganado la Secretaría General de su...