Lifestyle

Hotel Caron de Beaumarchais: un pequeño secreto en Paris

No suele ser habitual escribir un artículo sobre hoteles que no sean de super lujo. Vemos en las revistas reportajes de hoteles de 5 a 7 estrellas, pero a veces el lujo no es todo el oro que reluce.  Para mí el lujo son un compendio de pequeños detalles.  Por ello hoy les presento el hotel Caron de Beaumarchais en Paris. Un pequeño hotel privado de 3 estrellas que es una pequeña joya por su encanto.   Un hotel con llaves como las de antes y donde no te piden la tarjeta de crédito cuando entras si no cuando te vas como se hacia antes.   En fin, es un oasis en el panorama hotelero.     

CM: Alain, cuénteme como nació el hotel Caron de Beaumarchais

AB: En 1991, el mercado del arte contemporáneo se hundió tras una grave crisis financiera en Francia. Al mismo tiempo, mi padre vendió un hotel que tenía en París y decidió crear otro negocio. Me uní a su proyecto en 1992 sin saber que la hostelería se convertiría en mi profesión.

La suerte quiso que adquiriéramos un hotel en desuso en el barrio del Marais, un hotel que tuvo que cerrar porque el propietario no podía renovarlo. Fue una magnífica oportunidad, en el corazón histórico de París, para crear un nuevo lugar.

CM: ¿Como fue el proceso?

AB:  Con cariño hicimos una renovación completa de un pequeño edificio de 6 plantas construido a mediados del siglo XIX. Una reestructuración completa que permitió un proyecto con una simple pregunta inicial: «¿Qué es un hotel? Más concretamente, «¿Qué tipo de hotel puedes imaginar en el centro histórico de París que sea frecuentado por extranjeros y no por hombres de negocios? Mejor aún, imagínate como un viajero en el extranjero. Es más, hazte la pregunta más sencilla, responde a la definición de las palabras «viaje» y «vacaciones».

Por definición, unas vacaciones significan dejar atrás tu vida cotidiana, liberarte de ella, desconectar. También significa abrirse a la cultura e historia del país elegido. Significa ser sorprendido. Para disfrutar. Ser bienvenido. La desconexión es la clave del lugar que crearemos.

CM: ¿Y porque disteis el nombre al hotel?

AB:   Beaumarchais, cuyo verdadero nombre era Pierre-Augustin Caron de Beaumarchais, autor de Las bodas de Fígaro, vivía a pocos pasos del hotel, en el número 47 de la calle Vieille du Temple. Hemos asociado su nombre con el hotel. Se abre el camino para crear un lugar de desconexión total, de sueño y fantasía habitado por el espíritu del siglo XVIII, haciéndose eco de la extraordinaria personalidad de Caron de Beaumarchais, figura emblemática del Siglo de las Luces

CM: ¿Cuál es el concepto?

AB:  Concebir el hotel como una casa es, naturalmente, liberarse de los hábitos y costumbres de la hostelería clásica. Eliminando el mostrador que se convierte en una barrera y no nos permite acoger, desconcertando por una atmósfera en la que habitará el espíritu francés nacido en el siglo XVIII. El público se encontrará así proyectado en otro universo, conociendo el país que visita, su historia, París

Crear un lugar de fantasía donde las antigüedades, los muebles de época, los cuadros, los instrumentos musicales, las lámparas de araña y las telas de las paredes se combinan para crear una sorpresa.

«¿Esto es un hotel?»

Esa es la pregunta que escuchas todos los días de los transeúntes que se detienen, sorprendidos. Sigue siendo el más bello de los cumplidos. El «concepto» funciona.

Un hotel que no es del todo un hotel, sin recepción, con una capacidad reducida y una decoración auténtica era nuevo en 1992, e incluso casi inexistente en París. El Relais St Germain Carrefour de l’Odéon, el Ducs de Saint Simon, fuimos quizás tres los que intuimos, si no «inventamos», sin saberlo, este concepto de «hotel boutique» cuyo nombre no significa nada.

CM: ¿Y la decoración?

AB: Crear un lugar investido por el espíritu del siglo XVIII en Francia, una época en la que las mujeres en Francia, bajo Luis XV, tomaron el poder sobre los hombres, sobre las artes y la literatura, es crear un lugar para las mujeres. La atención al detalle ha sido la clave e incluyen

hasta el pequeño ramo de rosas en las habitaciones, que añade un toque delicado.

Las antigüedades y las telas del mobiliario se combinan sutilmente para contar una historia, para crear una atmósfera. Lo que los italianos llaman ambiente, un término intraducible que la palabra «ambiente» no alcanza a describir. La ambición de ser lo contrario a la decoración.

Este es el secreto del hotel.

CM: ¿Usáis redes sociales?

AB: Instagram ofrece a nuestra comunicación un medio ideal porque es visual. El hotel se ha liberado de cualquier asociación con OTAs (Booking, Expedia…), se comunica, con perfecta independencia, sólo en las redes sociales, ante todo en Instagram

IG  @hotelcarondebeaumarchais

Por Carlos Mundy

Haga clic para comentar

Puede que también te guste

Belleza

«TODA LA VERDAD SOBRE LA GIMNASIA FACIAL« Fruncimos el ceño – y se nos hace un pliegue entre las cejas. Nos sorprendemos demasiado –...

Sociedad

Studio 54: el ultimo templo del hedonismo – Llegue a Nueva York por primera vez en mi vida a finales de septiembre de 1978...

Realeza

Hablemos de memoria histórica y el Rey Juan Carlos I – Recuerdo perfectamente el día 20 de noviembre de 1975, el día en que...

Cultura

ALFONSO XIII Y LA FAMILIA IMPERIAL RUSA:UN MISTERIO POR RESOLVER El Palacio Real de Madrid, abrió al público en setiembre de 2018 la exposición...