Síguenos en redes

Hola, ¿qué estás buscando?

Vanitas

Política

LA NAVIDAD DEL REY JUAN CARLOS

El año 2020 ha sido sin duda un año horribilis para la humanidad en su conjunto y para España en particular. Nuestro país intenta sobrevivir a los efectos sanitarios y económicos de esta situación global con el gobierno mas inepto de la historia de nuestra joven democracia. Un gobierno que nació deslegitimado al ser fruto de mentiras electorales inadmisibles y perniciosas. Deberíamos preguntarnos, ¿si un  líder político gana unas elecciones  e incumple desde el minuto uno sus promesas electorales, esta legitimado para seguir gobernando?  En mi opinión, habría que buscar un mecanismo legal para que algo así jamás vuelva ocurrir, pues los votantes socialistas no han votado a Sánchez para aupar a un gobierno social-comunista cuya mayoría de miembros han incumplido sus juramentos o promesas de defender la Constitución y de lealtad a Su Majestad el Rey.  En cualquier país de nuestro entorno democrático esos ministros estarían deslegitimados y obligados a dimitir.

EL GOBIERNO DE LA MENTIRA, LA INDIGNIDAD Y LA FALACIA

Creo que es necesario recordar nuevamente que durante la campaña el candidato Sánchez repitió hasta la saciedad que no gobernaría con Podemos si salía elegido:  “Yo sería presidente del Gobierno. Y sería un presidente del Gobierno que no dormiría por la noche. Junto con el 95% de los ciudadanos que tampoco se sentirían tranquilos.” También aseguro que nunca pactaría con  ERC y los pro etarras de Bildu, partidos que como dijo Felipe González, “solo quieren el desguace de España.” y  tras la aprobación de los presupuestos, se han convertido en palabras del presidente del gobierno en “valientes y patriotas.” Algo verdaderamente indigno de decir de dos partidos que de España solo les interesa recibir el sueldo mientras que trabajan para destruirla.

Esta sarta de despropósitos políticos tienen un único objetivo: Sánchez quiere mantenerse en el poder a cualquier precio con total desprecio a los intereses de los españoles. Para mas INRI  a estos despropósitos se añade la campaña orquestada por sus socios de gobierno, los radicales de ultra izquierda contra la Corona, la transición del 78 y finalmente contra la propia Constitución, mientras el presidente mira para otro lado permitiendo esta falacia.  Los Podemitas  están obsesionados con acabar con la Corona e instaurar una republica plurinacional. Utilizan esta obsesión artificial y engañosa como un señuelo burdo para frenar su decadencia política con una deslealtad canallesca. En España, en el ultimo siglo y medio hubo dos intentos de crear repúblicas y ninguna duró ni siquiera una década desembocando la ultima en el caos mas absoluto y en guerra civil.  

Que el vicepresidente del Gobierno sea un antisistema y se comporte como tal es inadmisible. Todavía peor es que se le permita campar a sus anchas con total desprecio  a los votantes socialistas, como muy bien lo han expresado tanto Alfonso Guerra como Felipe González, defensores del legado histórico del Rey Juan Carlos y que hablan en nombre de los socialistas históricos

LA CAMPAÑA CONTRA EL REY JUAN CARLOS

Durante el brillante reinado del Rey Juan Carlos, sin duda el mejor Rey de toda la larga historia de nuestro país, España se  transformado  en un país tolerante, vibrante y moderno, y se convirtió en una potencia mundial con voz propia gracias al carisma del monarca y  a su prestigio en todo el mundo. Desde que gobierna Sánchez, España es mucho menos tolerante, menos vibrante y ha dejado de ser una potencia respetada en el ámbito internacional gracias a la política exterior paralela de su vice-presidente segundo.

El largo reinado de Juan Carlos I (1975-2014) ha constituido la etapa histórica más fructífera que ha conocido España desde, al menos, el comienzo del siglo XIX y nos ha dado mas de cuatro décadas de prosperidad y concordia que comenzó a romperse con la llegada del funesto Rodríguez Zapatero, que continua haciendo de las suyas en Venezuela como títere del régimen chavista.

Quizás el Rey Juan Carlos ha cometido errores personales aunque hasta ahora no ha sido condenado por ningún tribunal y ni siquiera está imputado. Sea lo que sea,  tiene inviolabilidad hasta que abdicó, y además la presunción de inocencia mientras no sea condenado. Que el gobierno de España permitiera que  a sus 82 años, se marchara de España es una vergüenza nacional. Debe quedar bien claro que el Rey no se ha fugado como pretenden hacernos creer los radicales de izquierdas; El Rey  se ha ido por patriotismo. Un ultimo servicio a la España que tanto ama y a la que ha dedicado su vida.

Como dijo en su carta al Rey Felipe VI: “Hace un año te expresé mi voluntad y deseo de dejar de desarrollar actividades institucionales. Ahora, guiado por el convencimiento de prestar el mejor servicio a los españoles, a sus instituciones y a ti como Rey, te comunico mi meditada decisión de trasladarme, en estos momentos, fuera de España”. 

Decisión meditada y motivada por la situación insostenible derivada de las informaciones filtradas con evidentes intenciones malignas con el consecuente  deterioro que  estas podían provocar  en la imagen de la Corona y la presión del propio Gobierno. Queda clarísimo en esta carta que el Rey puede regresar y regresara cuando lo considere conveniente.

LOS POLITICOS SON EL MAYOR PROBLEMA DE LOS ESPAÑOLES

Ni en las encuestas del CIS al servicio del gobierno, han podido ocultar que para el 40% de los españoles la política de los políticos es el principal problema del país (14 puntos por encima del coronavirus y 22 puntos más que la economía y el paro sumados), y más del 70% la incluye entre los tres primeros problemas. En los problemas de España aparecen antes de la monarquía otros 31 problemas!

TRISTES NAVIDADES

Es aberrante y triste que se permita que el Rey Juan Carlos no regrese al Palacio de la Zarzuela para las Navidades y se quede en España a disfrutar de su bien merecida jubilación sin tener que sufrir la inmerecida campaña de acoso y derribo contra su persona. Su extraordinario legado histórico no lo podrán destruir ni los políticos ni la prensa, pues tanto el espíritu de la transición como la realidad de que ha sido el mejor Rey de la historia de España son mucho mas fuertes que los intereses de unos políticos mentirosos, mezquinos e ignorantes.

No me cabe ninguna duda que el día que el Rey Juan Carlos decida regresar a España, millones de españoles lo recibiremos con los brazos abiertos y le demostraremos públicamente nuestro agradecimiento. Hasta entonces el mejor Rey de nuestra historia esta en los Emiratos, solo, lejos de su familia y del país que tanto ama.  ¿Cabe mayor injusticia e ingratitud?

Majestad, desde estas paginas,  y creo hablar en nombre de nuestros lectores, Os enviamos nuestros mejores deseos en estas tristes navidades  y un año nuevo lleno de bendiciones con la confianza de que en España las aguas vuelvan a su cauce y muy pronto regreséis a casa.

Por: Carlos Mundy

1 Comentario

1 Comentario

  1. Tatiana Loaiza

    24 diciembre, 2020 en 3:37 pm

    He vivido en España, desde que se llevó a cabo la constitución del 78, el cambio productivo realizado en los últimos 40 años han demostrado la importancia no solo la democracia sino el trabajo que hizo la Monarquía en la persona de D. JUAN CARLOS I, difícilmente irremplazable. Eso sólo demuestra el valor de dicho gobierno.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede que también te guste

Realeza

Hablemos de memoria histórica y el Rey Juan Carlos I – Recuerdo perfectamente el día 20 de noviembre de 1975, el día en que...

Política

Estimado Sr. Presidente del Gobierno, Debo comenzar esta carta reconociendo que es Ud. un hábil superviviente. El haber ganado la Secretaría General de su...

Política

Más de setenta personas, que ejercieron responsabilidades política diversas y bajo gobiernos de diferentes orientaciones políticas durante el reinado de Juan Carlos I -Ministros,...

Realeza

Mi testimonio al rey Felipe VI – La monarquía española ha sido siempre la garante de la unidad de la nación, porque concierne a...